Los prebióticos y probióticos han ganado atención en el mundo de la salud y el bienestar, siendo reconocidos
por sus beneficios en la salud digestiva y su impacto en el sistema inmunológico. Aunque a menudo se mencionan juntos y colaboran
en el organismo, cumplen funciones distintas que son cruciales para mantener el equilibrio de nuestra microbiota intestinal. En este artículo,
profundizaremos en qué son cada uno de ellos y por qué es importante incluirlos en nuestra dieta.

¿Qué son los prebióticos?

Los prebióticos son compuestos en los alimentos, principalmente fibra dietética que no podemos digerir, pero que son
fermentados por las bacterias beneficiosas en nuestro intestino. Son esencialmente el «alimento» para los probióticos. Los prebióticos se
encuentran naturalmente en alimentos como el ajo, el plátano, la cebolla, la achicoria, los alcachofas, y en granos enteros.

Beneficios de los prebióticos

El consumo adecuado de prebióticos tiene múltiples beneficios, entre ellos:

  • Estimulación del crecimiento y actividad de organismos beneficiosos en el intestino.
  • Ayuda en la absorción de calcio, fortaleciendo la salud ósea.
  • Mejora la función gastrointestinal y la regularidad.
  • Contribución a la regulación del azúcar en la sangre.

¿Qué son los probióticos?

A diferencia de los prebióticos, los probióticos son microorganismos vivos,
específicamente bacterias y levaduras que aportan beneficios para la salud cuando se consumen en cantidades adecuadas. Estos «bichos buenos»
ayudan a mantener el equilibrio de nuestra flora intestinal y se pueden encontrar en alimentos fermentados como el yogur, el kimchi, el kefir, la kombucha y el chucrut.

Beneficios de los probióticos

Los probióticos tienen una amplia gama de efectos positivos, tales como:

  • Mejorar el equilibrio de la flora intestinal.
  • Fortalecer el sistema inmunológico.
  • Prevenir y tratar la diarrea causada por infecciones o antibióticos.
  • Aliviar los síntomas del síndrome del intestino irritable y la enfermedad inflamatoria intestinal.

Importancia de los prebióticos y probióticos

La complementariedad entre prebióticos y probióticos resulta ser fundamental para mantener una salud digestiva óptima. Los prebióticos
actúan favoreciendo la supervivencia de las bacterias beneficiosas que los probióticos aportan, creando así un ambiente favorable para nuestra
salud general. Esta armonía contribuye a un sistema gastrointestinal saludable, puede influir en nuestro estado de ánimo y energía, y jugar un papel
protector contra enfermedades metabólicas y autoinmunes.

Conclusión

La incorporación de prebióticos y probióticos en nuestra alimentación diaria puede contribuir significativamente a nuestra calidad de vida.
Promueven un sistema digestivo saludable, fortalecen nuestras defensas naturales y pueden influir positivamente en enfermedades crónicas. Es importante reconocer
su relevancia y considerar una dieta que los incluya, trabajando siempre hacia un equilibrio y una variedad que nos permita disfrutar de sus máximos beneficios.
Para una correcta implementación en nuestra rutina alimentaria, es recomendable consultar a un nutricionista o un médico especialista.

Call Now Button